Teatro: “Vaya Ramona, vaya”

“La Teoría del Gran JA!” presenta nuevamente su espectáculo de comedia “Vaya Ramona, vaya” del autor santafesino José Ignacio Serralunga.

Luego 5 años de exitosas temporadas y presentaciones en el interior de la provincia y Salta,  se realizará una exclusiva función conmemorando el Día de la Mujer este sábado 7 de marzo a las 22 hs en Citá, Abasto de Cultura, Lamadrid 1457.

El grupo, que apuesta por el humor y la comedia, ha estrenado “María Polvo de Tiza”, del mismo autor, “Cada maestrito con su librito” y “Cuatro obras sanitarias” de Pablo Albarello, seleccionada para competir en la 31º Fiesta Provincial de Teatro en Tucumán, el cafe concert “Confesiones de la gran puta” y la comedia de enredos “Amigas desgraciadas” de Hugo Daniel Marcos.

Es ahora el momento de conocer una historia tan trágica, que da risa. En la trama aparecen a la vista sólo los dos personajes centrales, la Señora Mónica y su empleada doméstica Ramona: a la primera, la vida le pasa por al lado; a la segunda, le pasa por encima. Los personajes de esta obra comparten un mundo que cambia, podrán disfrutar del humor, entrelazado muy bien por el autor con momentos emotivos, para llegar a un final inesperado

Sobre la obra
Se trata de una comedia grotesca escrita por José Ignacio Serralunga. El espectador podrá reconocer los personajes inmediatamente y, a través de las escenas, ir previendo una historia casi cantada, claro que la misma incluye un final que hay que ver. El autor se vale de situaciones cotidianas abordadas desde el humor.

Todos conocemos alguna señora Mónica y alguna Ramona, que se les parecerán sospechosamente. Ellas comparten el espacio y el tiempo, y sus vidas, si bien paralelas, se cruzan sin que ellas se den por enteradas. Pasa el tiempo, el mundo cambia y ellas siguen igual. O peor, según como se mire. Ahí es donde aparece el humor, ellas son el motivo de la comedia y no se dan cuenta de su realidad, que llega a los límites del grotesco.

Esta fue la primera obra teatral del autor santafesino en ser estrenada en Buenos Aires, en 2003, por un elenco porteño, y luego fue presentada en 2010, con dirección de Agustín Cuzzani (h),en plena calle Corrientes.

Serralunga explicó: “‘Vaya, Ramona… vaya’ fue la primera de mis obras en estrenarse en Buenos Aires, lo que la coloca en un sitial preferencial. Pero mucho más que eso, ocupa un lugarcito muy especial en mi vida por las devoluciones del público. Al contar un universo reconocible, la relación femenina del poder y la sumisión, la admiración y el desprecio tocan fibras muy sensibles de la gente. El tratamiento de ese vínculo, con un sesgo de grotesco argentino, pone en llamativa cercanía la risa de la angustia, ya que el humor aparece como válvula de escape a la tragedia. Muchísimas puestas en escena han honrado esta obra, unas subrayando lo cómico, otras lo trágico, pero en todas se puede sentir el latir de los corazones de la señora Mónica y de su inefable Ramona

Sobre el elenco
Actúan Chabela Díaz y Julio Chacana, con la dirección y puesta en escena de Benjamín Tannuré Godward. La confección de las pelucas es de Sylvia Reynoso y Eduardo Díaz, los elementos escenográficos y utilería de Claudio Gigena, el diseño de maquillaje de Francisco Fernández (Sakura Taiser), el diseño del vestuario del elenco.

En  2019 la obra recibió una mención especial al diseño de maquillaje en los Premios Victoria a las Artes Escénicas de la ciudad de Salta. Además la actriz Chabela Díaz fue distinguida como Mejor Actriz Protagónica en los mismos premios.

Sobre la puesta
Se busca no caer en la burla fácil ni en la composición de personajes ridículos, sino por el contrario, reforzar las situaciones y las relaciones entre los personajes como la fuente de la comicidad. En varias escenas, la risa viene de la mano del humor negro. El resultado final, una rara mezcla de humor y drama que provoca risa, pero también hace que los personajes sean queribles y odiables, es decir, que conmuevan, que no pasen desapercibidos. Y mucho menos, ya lo advertimos, cuando llegue el final de la historia.

Además la estética está encarada desde el minimalismo y la utilización de la iluminación, junto con elementos de maquillajes y peinados que recuerdan a grupos como Caviar y Los Amados, acompañados de una cuidada selección musical para reforzar los climas propuestos por la historia.

Sobre la inspiración del tema de la obra (palabras del autor)
La primera motivación para la creación de “Vaya, Ramona…vaya”, fue hurgar en aquellas posturas particulares que han posibilitado llegar al estado actual de desazón, de individualismo, de ausencia de solidaridad. Esto no implica ignorar la situación general socioeconómica y política, sino más bien utilizarla como el paño sobre el que se entretejen las situaciones particulares de las personas. Los hechos generales aparecen, sí, modificando y condicionando a cada uno a su manera. Lejos de pretender abarcar la amplia gama de las relaciones humanas, “Vaya Ramona, vaya” pone el foco de su atención en dos personajes, tan ficticios como verosímiles: la Señora Mónica, perteneciente a una clase acomodada, con su ceguera para percibir el mundo más allá de sus alfombras y sus jardines, y Ramona, la empleada doméstica proveniente de una geografía hostil, miserable, inimaginable y temible para quien no la conoce, y a la vez habitual y lógica para quien la soporta. No hay apología ni denuncia. “Vaya Ramona, vaya” se limita a exponer, sin intencionalidad manifiesta alguna, aquellos momentos en los que, por mera cercanía física, la Señora Mónica y Ramona comparten sus vidas. Las múltiples lecturas surgirán, así, de las múltiples percepciones personales. El paralelismo de esas vidas, y sus eventuales entrecruzamientos, dan forma a la estética general de la obra.

Fuente: https://agenda.eltucumano.com/evento/6330/vaya-ramona-vaya

Compartir