Boca y River consumaron un fracaso internacional y ni siquiera protagonizan el torneo local

Ya han pasado varios días, pero aun así, todavía queda la amarga sensación de lo que fueron las eliminaciones de los dos grandes del fútbol argentino en la Copa Libertadores 2022, Boca Juniors y River Plate, los cuales, acostumbrados a ser protagonistas de la escena continental, se despidieron, rápida e inesperadamente del certamen que reúne a los mejores equipos de CONMEBOL, en los octavos de final.

En el caso de Boca, el conjunto de la Ribera, segundo máximo ganador del torneo con seis conquistas, busca incesantemente un nuevo título de Libertadores tras la larga sequía que acumula, puesto que su última alegría aquí, fue la consagración obtenida en 2007, cuando de la mano de, su hoy en día vicepresidente, Juan Román Riquelme, despedazaron al Gremio brasileño en la final, con un global de 5-0 cuando todavía se disputaba la final a doble partido.

Al igual que en la edición pasada, Boca no pudo superar la fase de octavos, volviendo a caer a manos de un cuadro brasileño y en ambas ocasiones, desde la tanda de penales. En la Libertadores 2021, fue el Atlético Mineiro quien se impuso al ‘Xeneize’ desde los 12 pasos, en duelo que generó polémica por algunas decisiones arbitrales que, habrían perjudicado a los argentinos, en una eliminatoria donde los del Brasileirao partían con enorme favoritismo para avanzar, cómodamente, a cuartos, según las estimaciones de strafe.com, y aunque al final lo consiguieron, no dejó de ser una llave complicadísima para los amazónicos, que necesitaron de la última instancia para echar a los de Buenos Aires.

Esta vez, el verdugo de los de La Bombonera, fue el Corinthians, mismo rival al que habían enfrentado en fase de grupos, y con el que habían caído en esa instancia 2-0 en Brasil, e igualado 1-1 en Argentina. Por esta razón, los del Arena Sao Paulo llevaban la candidatura de lado para imponerse a los de ‘Azul y Oro’.

A lo largo de la eliminatoria, que terminó sin anotaciones en los 180’, Boca fue más que su rival, principalmente, en el partido de vuelta disputado en suelo argentino, pero, el equipo dirigido entonces por Sebastián Battaglia, no pudo plasmar en la pizarra la superioridad apreciada sobre el terreno de juego. En este segundo cotejo, Boca pudo haberse puesto en ventaja, pero Benedetto desperdició un penal en el primer tiempo, pegando su disparo en el horizontal izquierdo de ssio.

Ya en la tanda decisiva, nuevamente Darío tuvo en pies la oportunidad de resarcirse de su primer fallo, al cobrar el quinto penal de los suyos, que en caso de anotarlo, supondría el pase de Boca a cuartos, no obstante, nuevamente el delantero de 32 años volvió a desechar su disparo, mandándolo por arriba, para alargar la serie y observar como la visita se quedaba con el boleto a la próxima fase, ante la mirada de los hinchas ‘Xeneizes’.

Mientras tanto, por parte de River, el cuadro de Marcelo Gallardo cayó ante un club de su mismo país, como es Vélez Sarsfield, el cual derrotó como local al ‘Millonario’ en la ida, por 1-0, y luego, en el Monumental, contuvieron las embestidas anfitrionas, para colgar el 0-0 que les dio el acceso a los 4º de final.

Boca y River disputaron la final de Copa Libertadores 2018, conquistada por el conjunto de Gallardo en el Santiago Bernabéu

En este segundo choque, la controversia tampoco estuvo ausente, y es que después de que River marcase, lo que parecía el 1-0 que igualaba el marcador global, a falta de 10’ para el cierre, desde el VAR se notó una irregularidad en el gol anotado por Matías Suárez, de cabeza. 

Por esta razón, el principal del cotejo, Roberto Tobar, se dispuso a mirar con detenimiento la acción en el monitor, y tras una larga revisión que generó mayor controversia aún, el árbitro chileno determinó que el balón tocó en el brazo del atacante luego de que este cabeceará, lo cual lo llevó a anular el tanto, generando la molestia por parte de los jugadores y cuerpo técnico local.

Pero, más allá de esta eliminación por parte de los dos equipos más importantes del fútbol argentino, la realidad es que su actualidad no es buena ni a nivel internacional ni en el plano local. Hoy por hoy, con casi 10 fechas disputadas en la primera división argentina, Boca y River ocupan lugares muy por debajo de lo que acostumbran.

En lo que tiene que ver con Boca, el actual campeón nacional, después de nueve encuentros disputados, acumula apenas 12 puntos, ubicado en la 14ª plaza del campeonato, con una racha de solo un triunfo en sus últimos cinco duelos.

Entre tanto, River, con ocho compromisos realizados, se posiciona 19º, a razón de 9 puntos y una seguidilla de tres partidos sin ganar, incluyendo dos derrotas seguidas y un empate, el cual logró en la pasada fecha, visitando a Vélez, por 2-2.

Fuente: https://www.eldiario24.com/nota/deportes/493337/boca-river-consumaron-fracaso-internacional-ni-siquiera-protagonizan-torneo-local.html